Parent Child Home Program

Crónica de un proyecto de educación primaria exitoso

Hace poco más de 50 años que el programa Parent Child Home Program (PCHP), partió como una evaluación piloto en la ciudad de Long Island. La investigación motivada por conocer las razones de la deserción escolar determinaron que había que poner el acento en la educación de primera infancia, fue así como en 1965 nació PCHP “Programa Padres e Hijos en Casa”.

Desde el año 2006 se dio inicio a un nuevo ciclo de investigaciones para evaluar el impacto del programa. Al día de hoy existen miles familias en Estados Unidos inscritas en el programa donde más del 90% son personas que viven por debajo de la línea de la pobreza y casi el 70% hablan solo un idioma, 10 de ellas lenguas distintos al inglés. 

“Este no es un programa que sólo suena bien porque se les entregan a los niños juguetes y libros. Ocurre que nosotros como institución hemos estudiado realmente los efectos del programa en los menores. Nos hemos empeñado en tener evidencias sólidas para medir el impacto del programa, donde lo más básico es crear relaciones positivas entre los padres y el hijo o hija”, destaca César Zúñiga, encargado de investigación de PCHP.

Las relaciones positivas se traducen en un incremento de la interacción verbal de los menores. Claro, porque entre los 2 y 3 años el lenguaje está en pleno desarrollo y es la base para que los niños después comprendan otras materias como la lectura y las matemáticas. 

“Nosotros no enseñamos a ser mejores padres, lo que hacemos es reconocer las fortalezas que existen en las familias y desde allí mostramos herramientas para que las apliquen con sus niños, en definitiva les mostramos cómo hacer la diferencia en la educación”, destaca César Zúñiga.

Partidarios de hablar correctamente

En Chile es usual enseñar a los niños usando diminutivos. César Zúñiga indica que en las investigaciones los niños estaban mejor preparados en el lenguaje debido a que se fomenta el uso adecuado del mismo. “Para nosotros es importante fomentar que los menores conozcan palabras nuevas, lo anterior está muy relacionado con fomentar las capacidades cognitivas de niños. Mostrarles nuevo vocabulario es muy importante”, y agrega  que “utilizamos una metodología natural y no comercial para enseñar”.

Actualmente PCHP no solo trabaja con familias nativas, también con inmigrantes de México, África, Sudamérica y Europa. Existe por tanto mucha diversidad en términos de cultura, situación que para la organización ha sido un desafío desde el punto de vista del respeto y aprendizaje. “En los últimos años la masa de inmigrantes se ha visto incrementada, por lo que hemos desarrollado el programa en otros idiomas, principalmente en castellano”. 

Desde el punto de vista de la investigación Zúñiga es categórico. “Los niños y niñas que pasaron por nuestro programa de dos años llegaron mejor preparados a la etapa escolar, así también tuvieron facilidad para aprender un segundo idioma. En el caso de lectura y matemáticas, los niños tuvieron mejores resultados que aquellos que no fueron parte de PCHP”, finalizó.

Los resultados de la investigación se pueden revisar y descargar en la página web de la institución, están en inglés: http://www.parent-child.org/